Tipos de ictus: isquémicos y hemorrágicos

Las enfermedades cerebrovasculares agudas o ictus son consecuencia de una alteración de la circulación cerebral, que ocasiona un déficit transitorio o definitivo del funcionamiento de una o varias áreas del encéfalo. 

AIT o Ictus

Es importante diferenciar el Accidente Isquémico Transitorio (AIT) del ictus o infarto cerebral. El AIT es un episodio transitorio de disfunción neurológica causado por isquemia focal cerebral, de la médula espinal o de la retina, sin infarto agudo. Es decir, los síntomas duran clásicamente menos de 24 horas y no quedan secuelas neurológicas. El Ictus o Infarto cerebral (accidente cerebrovascular, ACV) es un infarto cerebral progresivo y estable, con daño neurológico establecido.

Tipos de ictus

Según la naturaleza de la lesión encefálica se distinguen dos grandes tipos de ictus: isquémico (85% de los casos) y hemorrágico (15%). El primero es debido a la falta de aporte sanguíneo a una determinada zona del parénquima encefálico, y el segundo, a la rotura de un vaso sanguíneo encefálico con extravasación de sangre fuera del flujo vascular.

Ictus isquémico

Según el origen de la falta de riego sanguíneo, el ictus o infarto cerebral isquémico se puede considerar: 

  • Infarto cerebral trombótico: cuando es secundario a la estenosis u oclusión de una arteria intracraneal o extracraneal de los troncos supraaórticos, y se produce por la alteración aterosclerótica de la pared de la arteria. 
  • Infarto cerebral embólico: cuando la oclusión de una arteria, habitualmente intracraneal, está producida por un émbolo originado en otro punto del sistema vascular. El émbolo puede ser: a) arterial (embolia arteria-arteria), de una arteria intracraneal, de un tronco arterial supraaórtico o del cayado aórtico; b) cardiaco (émbolo corazón-arteria); c) pulmonar; y d) de la circulación sistémica, si existe un defecto del tabique auricular (embolia paradójica). Los émbolos pueden ser ateromatosos, plaquetarios, fibrinosos, de colesterol, de elementos sépticos o microbianos, de aire, de grasa, de material cartilaginoso y de células tumorales. 
  • Infarto cerebral hemodinámico: está ocasionado por un bajo gasto cardiaco o por hipotensión arterial, o bien durante una inversión de la dirección del flujo sanguíneo por fenómeno de robo

Además, según la zona afectada del cerebro, el ictus isquémico se clasifica en 4 tipos: 

  1. Infarto total de la circulación anterior o TACI (total anterior circulation infarction).
  2.  Infarto parcial de la circulación anterior o PACI (partial anterior circulation infarction).
  3.  Infarto lacunar o LACI (lacunar infarction).
  4.  Infarto en la circulación posterior o POCI (posterior circulation infarction). 

Según la causa que provocó la isquemia:

  • Infarto aterotrombótico o aterosclerosis de arteria grande: Infarto generalmente de tamaño medio o grande, de topografía cortical o subcortical y localización carotídea o vertebrobasilar.
  • Infarto cardioembólico:Infarto generalmente de tamaño medio o grande, de topografía habitualmente cortical.
  • Infarto lacunar Infarto de pequeño tamaño (<1,5 cm. de diámetro) en el territorio de una arteria perforante cerebral.
  • Infarto cerebral de causa rara: Infarto de tamaño pequeño, mediano o grande, de localización cortical o subcortical, en el territorio carotídeo o vertebrobasilar en un paciente en el que se ha descartado el origen aterotrombótico, cardioembólico o lacunar.
  • Infarto cerebral de origen indeterminado: Infarto de tamaño medio o grande, de localización cortical o subcortical, en el territorio carotídeo o vertebrobasilar, en el cual, tras un exhaustivo estudio diagnóstico, han sido descartados los subtipos aterotrombótico, cardioembólico, lacunar y de causa rara, o bien coexistía más de una posible etiología.

Ictus hemorrágico

  • Hemorragia intracerebral (HIC) Dependiendo de la causa subyacente de la hemorragia, la HIC se clasifica en función de la localización del hematoma. 
    • HIC parenquimatosa: salida de la sangre al espacio extravascular, dentro del parénquima cerebral. La etiología más frecuente es la hipertensión arterial.
    • HIC intraventricular: la sangre se muestra confinada en el interior de las paredes ventriculares, sin evidencia de lesión parenquimatosa periventricular que la pudiera originar.
  • Hemorragia subaracnoidea (HSA): La HSA espontánea obedece en la mayor parte de los casos a la rotura de un aneurisma (85% casos), con extravasación de sangre directamente en el espacio subaracnoideo.

Bibliografía

Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Ictus en Atención Primaria. GUÍAS DE PRÁCTICA CLÍNICA EN EL SNS MINISTERIO DE SANIDAD Y POLÍTICA SOCIAL. Ed.2009

Guía para el diagnóstico y tratamiento del ictus. E. Díez Tejedor. Comité ad hoc del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares. Guías oficiales de la Sociedad Española de Neurología, nº 3. 2006.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.