¿Por qué quieres tratarme en mi casa?

La tan recurrente pregunta que muchos de nuestros pacientes nos hacen cuando les planteamos hacer una sesión en el domicilio.

La terapia en una sala de rehabilitación al uso, gimnasio, box o cualquier lugar fuera del hogar donde se haga terapia no es más que una simulación de la realidad y, en parte, también un entorno que facilita el trabajo al profesional.

Un claro ejemplo es que si cualquiera de nosotros aprende a conducir en un circuito cerrado, sin coches y en el que si me salgo de la pista dispongo de metros de tierra para frenar, cuando circule por una ciudad con tráfico, ruido y mucho movimiento a mi alrededor, quizá tantas horas en el circuito no me hayan enseñado a valerme por mí mismo en una circulación real.

 

Con la neurorrehabilitación pasa algo parecido.

Al principio, cuando el cerebro todavía no puede procesar un gran flujo de información, una sala de terapia con los estímulos necesarios puede facilitar mucho el reaprendizaje de tareas —como en el símil del coche, si las primeras sesiones de conducción las hacemos en un circuito, podremos concentrarnos mejor y no habrá estímulos que nos perturben—, pero, a medida que el cerebro va asumiendo mejor el manejo de la información, lo propio es devolverlo paulatinamente a un entorno real. Y ahí es cuando nos vamos al domicilio.

Llevamos a cabo nuestras actividades del día a día fundamentalmente en nuestras casas y en nuestro entorno cercano y no necesariamente (salvo que seas terapeuta) en un centro de neurorrehabilitación.

El trabajo en casa facilita el reaprendizaje: al utilizar nuestros utensilios diarios estimulamos nuestra memoria y al desarrollar tareas que tienen una aplicación práctica inmediata nos motivamos. En cuanto al movimiento, reaprender las destrezas de movimiento en espacios cerrados como el domicilio o el entorno cercano supondrá un aumento de la motivación con la consiguiente cascada de procesos neurofisiológicos que facilitarán la aparición de nuevas conexiones a nivel cerebral.

Y por esto es por lo que nos gusta tanto desarrollar parte del tratamiento en las casas de las personas con las que trabajamos.